Vuelta a la moncloa

sábado, 12 de septiembre de 2009

Pausas para el cigarrillo en las mañanas de septiembre, mirando al cielo y suspirando por esos días de verano que no volverán. Es lo que se llama «síndrome postvacacional», o «cuentitis» del empleado, que, por un mes de descanso que nos dan, parece que al volver queramos cobrar por que nos la chupen. Lo del síndrome postvacacional se lo puede aplicar muy poca gente. Zapatero es uno de ellos: volver de la playa y encontrarse el cirio que tiene sobre la mesa es como para dimitir el lunes a mediodía. Él no vacila en acometer cada problema, aunque sea a base de crear problemas nuevos. ¿Demasiado paro? Nada, marchando una ayudita de 420 €. ¿Que las arcas no dan abasto? ¡Subamos los impuestos! ¿Que el pueblo no tiene un duro? ¡Démosle ayudas! ¿Que así no se va a ninguna parte? Tal vez, pero, con llegar al fin de la legislatura, él ya se conforma.

0 comentarios:

  © Free Blogger Templates Columnus by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP